Alguien dijo una vez: “El dinero no hace la felicidad… ¡pero ayuda!”.  Lamentablemente, son muchos los matrimonios, que viven infelices y oprimidos por la escasez y frustrados por la imposibilidad de llevar a cabo sus sueños y anhelos más profundos.

Sí, los problemas económicos existen y son una realidad. Ahora bien, ¿qué hacer cuando llega la escasez? Quizás no podamos evadir la crisis económica que a muchos afecta, pero podemos evitar que nuestro matrimonio se resquebraje, se derrumbe y quede sepultado bajo los escombros de la frustración, la derrota y la tristeza.

Jesús nunca prometió una vida “color de rosas”; más bien dijo: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33). Sin embargo, creemos firmemente que como cristianos tenemos promesas de bendición financiera para nuestra vida.

La Biblia dice: “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Filipenses 4:19). Un versículo que nos alienta y nos da esperanza. ¡Qué bueno es saber que Dios suple nuestras necesidades “según sus riquezas en gloria” y no según nuestros propios recursos.

Tu matrimonio puede tener victoria aún en medio de los tiempos de dificultades y presiones financieras. No te desesperes frente a los problemas, confía en el Señor y Él cumplirá en tu vida las palabras de Hebreos 11:34 “… sacaron fuerzas de debilidad; se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros”.

Podemos dividir este versículo en tres partes, y extraer de cada una de ellas un significado especial para la vida matrimonial:

1. SACARON FUERZAS DE DEBILIDAD: ¿De dónde sacaron fuerzas? ¡De la debilidad! ¿Cuál es tu debilidad hoy? ¿La escasez y los problemas financieros?  Dios quiere ministrarte fuerzas en medio de tu adversidad financiera.

2. SE HICIERON FUERTES EN BATALLA: ¿Dónde se hicieron fuertes? ¡En medio de la batalla! Debes pelear contra el enemigo de la escasez, la pobreza y la maldición financiera con la espada que es la Palabra de Dios. Debes confesar las promesas de Dios de abundancia y provisión económica sobre tu vida y tu matrimonio.

3. PUSIERON EN FUGA EJÉRCITOS EXTRANJEROS: La escasez, la pobreza y la maldición financiera representan ejércitos extranjeros para el pueblo de Dios. Primera de Pedro 3:9 señala: “Fuisteis llamados para que heredaseis bendición”. De modo que no debemos tolerar el ataque de estos enemigos ni rendirnos ante ellos. ¡Son extranjeros! ¡No pertenecen al pueblo de Dios!

Entonces, ¿Qué esperas? ¡Échalos de tu vida y de tu familia, en el nombre de Jesús!

Que Dios te bendiga.

Ritchie y Rosa Pugliese

Para leer la segunda parte, entra en el enlace de abajo:

https://matrimoniosbendecidos.com/2019/10/21/problemas-economicos-quien-no-los-tuvo-alguna-vez-parte-2/

Write a comment:

Your email address will not be published.

Follow us: