En esta semana de Pascua, cabe meditar en el significado de la gracia de Dios en nuestra vida. Pensemos en la persona que éramos, la que somos y la que Dios quiere que seamos. Sea cual sea tu situación personal o matrimonial, la gracia del Señor te salvó, te transformó y sigue obrando en tu vida para que cumplas su propósito divino en esta tierra y experimentes la vida plena que Él destinó para ti.
Así describió John Newton en 1776 la gracia de Dios, cuando escribió el famoso himno “Sublime gracia”:

Sublime gracia del Señor
Que a mí, pecador salvó
Fui ciego mas hoy veo yo
Perdido y Él me halló

Su gracia me enseñó a temer
Mis dudas ahuyentó
¡Oh cuán precioso fue a mi ser
Cuando Él me transformó!

En los peligros o aflicción
Que yo he tenido aquí
Su gracia siempre me libró
Y me guiará feliz

Y cuando en Sión por siglos mil
Brillando esté cual sol
Yo cantare por siempre allí
Su amor que me salvó

Reflexiona en las palabras de este himno y en el sacrificio que Jesús hizo en la cruz por amor a ti.

Dios te bendiga.

Ritchie y Rosa Pugliese

CategoryArtículos
Follow us: