“Sobre todo, tengan entre ustedes un ferviente amor, porque el amor cubre una multitud de pecados” (1 Pedro 4:8, RVA-2015).

En 1 Juan 4: 8 leemos: “Dios es amor”. Si Dios es amor, entonces Él debe ser nuestro patrón de referencia. No hay mejor ilustración del amor que el de Jesucristo, que entregó su vida en la cruz hasta la muerte para el perdón de nuestros pecados. Gracias a su sacrificio de amor ahora somos “justificados… por la fe” (Romanos 5:1-3). Su amor manifestado en la cruz nos permite disfrutar de las bondades del Padre en esta tierra y en la vida eterna.

Por lo tanto, no hay mejor manera de amar que imitar el amor de Dios. Jesucristo es nuestro modelo a seguir. Nuestro patrón de referencia no debería ser la televisión, los medios de comunicación ni las redes sociales donde solo se promueve lo que el deseo humano quiere oír; sino el amor incomparable de Dios manifestado en el sacrificio de su Hijo Jesucristo. ¡No hay ejemplo de amor más grande!

Sin duda, nuestro cónyuge no es perfecto. Se equivoca y peca; pero si el amor de Dios cubre “multitud de pecados”; entonces, nosotros, como “imitadores de Cristo” (1 Corintios 11:1), también debemos perdonar los errores y agravios reiterados de nuestro cónyuge. El amor de Dios nos concede su gracia cada vez que la necesitamos. Entonces nosotros, como canales de la gracia divina en la vida de nuestro cónyuge, podemos callar en vez de responder enojados cuando nos sentimos ofendidos; contestar bien cuando tenemos ganas de responder con insultos; tener paciencia cuando estamos por perderla; pasar por alto la ofensa cuando tenemos ganas de vengarnos, etcétera.

Si tu amor no es “ferviente” y dista mucho de ser el amor sacrificial que vemos en Jesucristo, pide a Dios que te dé un bautismo de su amor para poder amar a tu pareja cómo Él te ama. Inténtalo. ¡Vale la pena!

Haz esta oración: Señor, ayúdame a amar a mi cónyuge como tú me amas. Ayúdame a imitarte y ser un reflejo de tu amor verdadero, ferviente, fiel, humilde, amable, misericordioso y lleno de gracia. Ayúdame a poner mis ojos en ti y a seguir tu ejemplo. En el nombre de Jesús. Amén.

Dios te bendiga.

Ritchie y Rosa Pugliese

CategoryArtículos
Write a comment:

Your email address will not be published.

Follow us: